Feliz Cumpleaños Global Voices.

Hoy Global Voices Online cumple seis años de vida. En ésta oportunidad, quisiera expresar mi felicidad por ser parte de ésta organización, la cual amplifica voces ciudadanas en todo el mundo, además de proteger la libertad de expresión. En su actuar, Global Voices contribuye enormemente a cosas que a mi me apasionan: la libertad, los derechos humanos y la creación de espacios donde ciudadanos del mundo pueden conectarse, abriendo así puentes que acortan las brechas culturales, sociales y políticas que dividen al hombre. Por todo ésto, creo que el trabajo que desempeña Global Voices es sumamente necesario en el mundo actual. La historia de la organización la pueden leer aquí, pero mi propia historia de amor con ésta organización será el sujeto de éste post.

La primera vez que escuché de Global Voices Online fue en el Global Engagement Summit 2008, en Northwestern University, en Illinois, EE.UU. Al escuchar la descripción de lo que era, pensé que era único e interesante. Visité el sitio y pensé que era una idea distinta que agregaba un componente importantísimo al periodismo dominado por gigantes comunicacionales que responden en exceso a la “demanda comunicacional” y no tanto a lo que dicta la ética periodística.  De ése momento, GVO se convirtió en una de mis fuentes noticiosas ocasionales. Mas con cada artículo que leia, mi interés y admiración crecía.  Sin embargo, no contemplé la idea de convertirme en contribuidor hasta que una tragedia me brindó el impulso necesario para unirme.

El terremoto 8.8 del 27 de febrero de 2010 en Chile me pilló en Columbia, Missouri. Como todo chileno en el extranjero, intenté infructuosamente de comunicarme con mi familia, amigos y obtener las últimas noticias de Chile. Nada parecía funcionar en Chile, excepto algunos teléfonos móviles y computadores que comenzaron a transmitir información sobre localidades de Chile que no tenían conexión alguna con la capital, Santiago. Necesitaba hacer algo urgente; contribuir de una manera positiva en una tragedia de ésta magnitud. Fue ahí que noté que solo Silvia Viñas, ahora Editora Regional para Latinoamérica, escribía sobre Chile en el sitio en inglés. Pensé que otra mano podría ayudar. Sin pensarlo mucho, pedí el ingreso a GVO y comencé a escribir lo que más pude sobre las conversaciones que ocurrían en Chile.

Aunque me esforcé mucho para producir material de calidad rápidamente, lo que GVO me ha dado no se compara. De un día para otro, lo que escribí salio mencionado en BBC News. Noté con asombro como posts sobre Chile tenían comentarios en lugares tan lejanos como Filipinas o Indonesia y que las traducciones estaban siendo twiteadas en zonas muy lejanas a Chile.

Luego vino la conferencia GVO en mayo de 2010, el cual tuvo lugar en Santiago. A pesar de ser uno de los miembros mas nuevos del equipo, me sentí bienvenido, rejuvenecido y energizado por el compromiso y dedicación de cada uno de los miembros de GVO con quienes pude compartir. Mi aprendizaje en GVO aun no termina, pero el empoderamiento y oportunidades que la organización me ha brindado son únicos.

Gracias a GVO he podido conectarme con lectores, ciudadanos e investigadores de todo el mundo. GVO proege la libertad de expresión a través de su proyecto Advocacy. Asimismo, GVO ayuda a comunidades a integrarse a canales de comunicación que les permite integrarse al mundo a través de su proyecto Voces Emergentes. Finalmente, GVO brinda cobertura a sucesos de alta importancia, desde desastres naturales a conflictos bélicos.

Al enfocarse en reacciones ciudadanas y en la sociedad civil en general,  GVO llena un vacío periodístico que es muy importante. Al llenar éste vacio, GVO conecta historias únicas con lectores diversos. Al hacer ésto, las frustraciones, problemas y humanidad de una comunidad en -por ejemplo- Bolivia, se hace visible a una comunidad en Indonesia. Al ocurrir ésto, ciudadanos de diversos y distintos contextos culturales pueden ver las similitudes que los unen. GVO brinda un micrófono potente a voces que normalmente son ignoradas por los  medios  o por autoridades de gobierno. Dicha labor es única, importante y bella. De ésta manera, GVO contribuye a los ciudadanos del mundo al fortalecer y proteger la democracia, los derechos humanos, la transparencia y al cuestionar el abuso de poder y la existencia de estructuras injustas de poder.

Pero GVO es una organización no gubernamental (ONG), y como toda ONG, no puede existir sin el apoyo dedicado y generoso de la sociedad civil, de filántropos, fundaciones y compañías con un interés en apoyar iniciativas sociales. Por favor, contribuya a Global Voices Online para que siga con fuerza amplificando mas voces ignoradas. Haga su donación aquí.

www.northwestern.edu

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s