Carabinero abusa poder contra mapuche en Puerto Montt

Bien enojado estoy por lo que acabo de ver en éste video!!! Aquí se puede apreciar como un Carabinero permite el paso a manifestantes mapuches en las afueras del Te Deum en Puerto Montt, para luego ordenar su detención inmediata.  Por qué, me pregunto? No estaban haciendo desórdenes, solo ejerciendo un derecho constitucional. Su detención por “traspaso” claramente es injusta porque fueron engañados por el paco abusador que ven en éste video. Para ser abusador, no se necesita utilizar el poder físico netamente.

El resultado de la “sabia” decisión de éste Einstein criollo con gorra verde dejó a 3 mapuches detenidos y a un Carabinero herido. De no haber abusado de su poder y engañado a los manifestantes con ese discurso ambiguo, ésto no hubiese ocurrido. Cosas como ésta no se ven nunca en la tele, pero ocurren a mapuches mas seguido de lo que debería. Lo que hace el Carabinero es burlarse. Ésta es el precio de ser mapuche en Chile. Una lástima de la cual no debiéramos ser cómplices con nuestro silencio.

Anuncios

Reacción pública a la marcha mapuche.

La ocasión da para reflexionar sobre el conflicto mapuche una vez más. Desde 1995, hoy se celebra el Día Internacional de los Pueblos Indígenas. Sin embargo en Chile hoy también se cumplen veintinueve días desde que los primeros mapuches comenzaran una huelga de hambre en protesta a la utilización de la ley antiterrorista. En éste contexto de tensión, lógicamente nadie ha celebrado nada.

Exactamente una semana atrás atendí a una marcha de apoyo a los prisioneros en huelga  y a favor de la dimisión de la ley antiterrorista de Chile. Fui con la idea de apoyar pero también entrevistar a la gente sobre tres puntos: 1) el conflicto mapuche; 2) la ley antiterrorista y; 3) las políticas indígenas. Hoy entonces es un día apropiado para compartir lo que aconteció en la marcha y las opiniones registradas. La reflexión sobre nuestras opiniones es un proceso pendiente en Chile, pues se está tratando de resolver un conflicto sin siquiera saber que factores lo producen. El conflicto claramente no es solo por tierras.

La Marcha

Quince minutos antes que comenzara la marcha a las 19:30pm ya había una micro (autobús) de fuerzas especiales de Carabineros en la Alameda. Pegados a locales comerciales del Paseo Ahumada que estaban aledaños al grupo de personas que marcharía, también había Carabineros en el uniforme tradicional vigilando atentamente todos los movimientos del grupo. No fueron hostiles ni instigaron a nadie, pero si hicieron notar su presencia. El número e indumentaria de Carabineros me pareció excesiva desde un comienzo.

Unas trescientas personas –mapuche y no mapuche—marcharon desde la intersección del Paseo Ahumada con la Alameda hasta la Plaza de Armas de Santiago y de vuelta por la misma ruta hasta el Banco Central. En todo momento, las personas que marcharon se comportaron de manera ejemplar. No hubo desordenes ni daños. Solo al final de la marcha Carabineros controló a un joven por supuestamente haber rayado con spray muros del Paseo Ahumada, lo cual se descartó. El joven quedó en libertad.

En una de sus intervenciones por megáfono, un lonko mapuche se refirió al por qué organizaron la marcha:

Es lo menos que podemos hacer en apoyo de los hermanos que están poniendo en riesgo su vida por una causa justa.

A medida que el grupo marchó, Carabineros de fuerzas especiales aparecieron con bastones, cascos reforzados, y toda la indumentaria necesaria para controlar turbas violentas. Caminaron siempre al lado de los manifestantes a tan solo 5 o 6 metros de distancia, lo que motivó a algunos manifestantes a gritar ofensas a Carabineros. En ese sentido, creo que la presencia de Carabineros es amenazante y tiende a incentivar la violencia en casos como éste donde los manifestantes marchaban pacíficamente.

Opiniones sobre la ley antiterrorista

Un profesor de educación media que prefirió no ser identificado, al pedírsele su opinión sobre la ley antiterrorista, la calificó como:

una injusticia que no debiera ser ley de estado. Es una ley dictada durante la dictadura y por lo tanto, es una ley ilegítima e inconstitucional. Nos rige la constitución de 1980 que fue instaurada por un hombre que no fue electo democráticamente.

Al ser consultado sobre las políticas indígenas de la Concertación y de la Alianza por Chile, el profesor dijo:

En teoría, las políticas indígenas de la Concertación y la Alianza son diferentes, pero en la práctica son la misma cosa. Al final, esto es la burguesía unida que no se encarga de los problemas.

El conflicto mapuche

Entrevisté a un estudiante de ingeniería comercial que transitaba por el Paseo Ahumada al momento de la marcha. También me pidió no ser identificado. Consultado sobre el conflicto mapuche dijo:

Llevan muchos años tratando de resolver el conflicto pero no podrán. No lo van a resolver porque la política chilena es puro bla bla. No importan las minorías

Le pregunté a su vez sobre la ley antiterrorista:

Los Mapuches tienen la razón. La ley es un complot del gobierno que trata de disfrazar a una ley terrorista de antiterrorista.

La otra cara de la moneda

Mientras entrevistaba al joven estudiante, una señora se acercó y me pidió que la entrevistara también. Prefirió también no ser identificada, pero dijo que tenía sesenta y nueve años y que era dueña de un pequeño negocio.

Le pregunté sobre el conflicto mapuche y dijo:

Considero que no tienen derecho a las tierras. Se las tomaron y por eso también estoy de acuerdo con la ley. A fin de cuentas, si yo fuera mapuche me conformaría con lo que me dan, pero es una ambición muy grande la que ellos tienen.”

Le pregunté cuál creía que era la solución al conflicto:

Que los mapuches se retiren [de las tierras ocupadas] porque a la larga van a perder. El gobierno manda. Yo soy vieja y he visto a mucha gente tratar de hacer algo. Cuando la UP [Unidad Popular] les dio tierras, no hicieron nada con ellas y ahora quieren tierras. Esto es triste y tiene que solucionarse porque hay muertos por los dos lados. A fin de cuentas, hay padres de familia en ambos lados [1].

¿Y usted que opina sobre el conflicto mapuche? ¿Que piensa de la ley antiterrorista? ¿Es una buena ley? ¿Cree que Chile tiene una deuda histórica con los mapuches?

En un próximo post reflexionaré sobre la opinión pública en el conflicto mapuche y como la mayoría de los chilenos sin saberlo mantienen contribuyen a su prolongamiento.

_____________________________________________________________________________________________________________________

[1] Es importante destacar que aunque ha habido Carabineros heridos en enfrentamientos con Mapuches, no ha habido muertes de uniformados. No es el caso con los Mapuches.



La marcha Mapuche, doble estándares del gobierno y el bloqueo de los medios

Hoy decidí atender a la marcha en apoyo a los 31 prisioneros mapuches que actualmente llevan 23 días en huelga de hambre en cárceles de Lebu, Temuco, Arauco y Valdivia. Quería tomar fotos de ella y conseguir asi material original para Global Voices. Fui también porque creo firmemente que la ley antiterrorista chilena está muy por debajo de los estándares de una democracia moderna y porque -a mi parecer- tal adefesio de ley se usa desproporcionadamente para enjuiciar a mapuches.

La marcha de Santiago

Durante el día se realizaron marchas en Temuco, Valdivia, Concepción y Puerto Montt, todas sin incidentes ni desórdenes públicos. La marcha de Santiago, que cerraría la primera ronda de manifestaciones públicas, no fue la excepción. No hubo desórdenes ni daños a nadie. El que dice lo contrario miente porque estuve ahí desde que empezó hasta mucho después que el grupo se dispersara.  La marcha se llevó a cabo entre las 19:30hrs y las 21:30 (hora local). Un grupo de unas 300-350 personas marchamos desde la esquina del Paseo Ahumada y Alameda hasta la Catedral en la Plaza de Armas de Santiago y de vuelta hasta el Banco Central en el Paseo Ahumada.

Foto de Felipe Cordero. Utilización bajo licencia Attribution-NonCommercial-ShareAlike 2.0 Generic de Creative Commons.

La indiferencia del gobierno

Lo preocupante es que desde el 12 de julio, día en que comenzara la huelga, el gobierno de Piñera no ha dicho ni pío. Sin embargo, hace poco no más el gobierno solidarizó con los presos políticos cubanos, haciendo de ellos la causa central del país en materia de política exterior. Mientras tanto, la presencia de fuerzas especiales de Carabineros en comunidades mapuches continúa y para detrimento del país, seguimos estancados con un conflicto que se sigue empeorando.

La reacción del gobierno es predecible, pero demuestra poco tino político. Por un lado, el presidente quiere que Chile tenga un papel predominante en asuntos regionales -él quiere tener un papel predominante en asuntos regionales- pero como la experiencia le está enseñado, el orden debe partir por casa. La movida del gobierno es tonta (desde el punto de vista de Piñera) porque invita a todos a preguntar: ¿Denunciarás también lo que le pasa a los prisioneros políticos Mapuche?. Todos los que nos preocupamos de éste conflicto, sabemos que el silencio que Piñera nos ha otorgado como respuesta solo agudiza la situación dentro de la sociedad y por sobretodo, en la región de la Araucanía. Personalmente, exijo una reacción que conlleve a la paz y en linea con la justicia civil.

Esto significa un proyecto de ley que elimine la ley antiterrorista  y que transfiera todas los casos en que se utiliza ésta ley a tribunales civiles. La jurisdicción militar termina debe terminar en las rejas y murallas de los cuarteles militares. Ningún tribunal militar debe tener jurisdicción en causas criminales a civiles.

Bloqueo informativo

Por lo general, en éstos 22 días los medios de comunicación chilenos han mantenido silencio sobre la huelga de hambre. Las excepciones son las de siempre: Radio Bío-Bío, El Ciudadano y la Radio de la Universidad de Chile.  La norma en los diarios y noticieros televisivos ha sido un enfoque desproporcionado en problemas de tipo policial, lo cual confirma mis peores miedos: para salir en la tele tiene que haber sangre, piedras, heridos o desnudos burdos. Ninguno de los medios con un “free pass” a las cabezas de millones de chilenos ha informado de la huelga o de la situación de salud de los presos. Ninguno de éstos “privilegiados medios” ha informado sobre como la salud de los presos se deteriora gracias a la huelga y al invierno más frío de la historia del país. Además, ninguno ha propuesto un auto-cuestionamiento a la sociedad chilena. ¿Por qué alguien sano y cuerdo atentaría contra su vida de tal manera para llamar la atención de un país a una realidad que todos ignoran? ¿Por qué alguien tiene que llegar a eso para que lo escuchemos y dialoguemos?

Antes de ir a la marcha, investigué qué medios habían anunciado la realización de ésta. Solo la Radio Bío-Bío y Universidad de Chile pasaron la prueba. Después de la marcha, comprobé como hoy los noticieros televisivos de las 9pm, sin faltar a la regla ya establecida,  solo informaron de lo que ocurrió en el Fundo La Victoria, donde alguien, probablemente activistas mapuches, quemaron maquinaria. Aunque a veces lo sean, los medios hoy no pecan por mentirosos, sino por parciales – por enfatizar lo negativo que se puede asociar en 40 segundos con la lucha justa del pueblo mapuche. Sin embargo, que mas de mil personas en todo el país hayan caminado pacíficamente, ejerciendo un derecho ciudadano para pedir el fin del uso de la ley antiterrorista y exigir una respuesta del gobierno a la huelga, no hace noticias.

Manuel Chocori de la Coordinación de Organizaciones Autónomas Mapuche explicó lo que ocurre a la Radio de la Universidad de Chile con mas elocuencia:

Denunciamos que este Gobierno ha montado un cerco de comunicación con el objeto de silenciar las movilizaciones emprendidas por los hermanos recluidos en las cárceles en territorio mapuche, lo que continúa con la política de deslegitimación que han pretendido imponer en la opinión pública por medios televisivos y escritos con el fin de justificar la exageradas penas solicitadas por la Ley Antiterrorista que alcanzan hasta 103 años y que crean un ambiente favorable para la represión

Foto de Felipe Cordero. Utilización bajo licencia Attribution-NonCommercial-ShareAlike 2.0 Generic de Creative Commons.

Habiendo vivido los últimos 7 años fuera del país, llegué ilusamente pensando que los medios chilenos no cubrían cosas por no saber, pero hoy comprobé que lo más probable es que el silencio sea premeditado, reflexión de una política editorial  que evidencia una democracia ordinaria, a medias y excluyente, que a su vez se pone al servicio de intereses mas poderosos y viola así su compromiso y deber de informal objetivamente y sin prejuicios.